Si quieres acompañarme.

lunes, 1 de agosto de 2011

Premio veraniego


Hola a todas, he recibido este premio que me lo otorgo Paqui   y vino a traerme un poco de calor veraniego, en un día gris y frió,que según dicen los que saben, va a nevar.

Y como me tarde un poco en responderlo, también me llego de parte de Waly, una nueva amiga que deben visitar, tiene unos cuadros  muy bonitos.
Y este  premio  lleva consigo una pregunta que me resulta muy interesante: ¿Donde dejas tus mascotas cuando te vas de vacaciones?.
Pero antes de contestarles, le quiero agradecer a Paqui, ya que no lo he podido hacer en su blog, porque no me deja dejar comentarios.
Y como tiene que ver con el tema, también quiero avisarle a Natividad de Las cuquis, que tampoco puedo dejarle comentario, pero leí que ella ha relegado sus vacaciones para cuidar de Cuqui, que no esta muy bien de salud, así que desde acá, espero que se mejore pronto así puedan disfrutar juntas el verano.
Y ahora mi respuesta, que viene con historia:

Hace mucho tiempo tuvimos un perro, marca perro llamado Wiffi (tenia yo 14 años), cada verano que nos ibamos de vacaciones venia con nosotros, alquilabamos una casa y buscabamos siempre un lugar donde poder ir con él. Cuando me case, ya tenia 29 años y el perro se quedo con mi mamá. La cuestión es que el primer verano que mis padres salían solos nuevamente, no querían llevar al perro o no podían, en realidad no me acuerdo y lo dejaron en una guardería. Se preguntan porque no lo cuide yo, vivía en un departamento pequeño y estaba embarazada, y no podía sacarlo a pasear 3 veces al día y tenerlo como mi mamá lo mal acostumbro.
La cuestión es que, cuando volvieron el perro estaba muy triste, no comía y realmente estaba ofendido y dolido, le dijo el veterinario. Al poco tiempo fueron de visitas a la casa de mis tías, cuando pasaron por la ruta en el desvió a la guardería el perro se puso como loco, de tal manera que casi mi papá choca. Después de eso, no lo volvieron a dejar y pudo pasar dos años más con nosotros, hasta que murió de viejito.
Mis padres no volvieron a tener mascota, en mi familia hace 8 años tenemos a Russ, un labrador que dejamos en casa y mi mamá le lleva la comida y el agua.  Y en cuanto al caniche que teníamos, la única vez que nos fuimos de vacaciones se lo dejamos a mi mamá, porque era chiquito y fueron sólo cinco días. Si bien vivimos en un lugar donde mucha gente viene de vacaciones, nos gustaría tener las nuestras en un lugar diferente, pero ahora se juntan varias cosas: bebé, nuevo cachorro y mis padres que ya están grandes, así que el perro y las vacaciones serán un conflicto cuando llegue el momento.

3 comentarios:

  1. He oído, que los animales sufren mucho la ausencia de los dueños! Y que no se olvidan! Van a hacer 6 años que tengo a Chipy, alguna vez la dejamos con mi cuñada más chica, hermana de mi marido, pero sólo 2 días!Ella estaba chocha con ellos, mi cuñada la sacaba a pasear a cada rato, vive en Santa Fé y Azcuénaga, así que las señoras mayores se volvían locas con mi piojito! Y mis cuñados la dejaban dormir en la cama!
    Pero después nunca más, el año pasado la dejé en casa con mi hija y mi nuera la venía a buscar y se la llevaba cuando María Victoria no estaba, fue una semana pero este año nació Juani y no quise salir de vacaciones para no dejarla sola! A mi marido no le hizo gracia, pero a mí no me importó! En un hotel no te permiten mascotas, así que mientras no alquilemos no habrá tu tía! Chipy está conmigo y se terminó! Ella no me deja así que yo no la dejo! Besos...

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por el premio tu también eres buena onda mi amiguis y una super mama de tres :)

    Besitos -.- -.-

    ResponderEliminar

Gracias, por dejarme tu comentario. Saber que me visitas, me hace muy feliz.